No es marca si no pasa por el corazón

Una marca es el sentimiento que provoca en el consumidor, el producto y su significado. Las marcas existen en la mente de las personas.

Paseo de Gracia (Barcelona)

 

Cuando compramos una marca, lo hacemos pensando en la identidad que ésta nos proporciona, queremos ser interpretados por su significado. Al hacer un gasto de este estilo que demuestra el status de una persona, lo hacemos impulsados por la emoción y por la experiencia que esa marca vende: “un mundo posible en el que yo podría vivir”.

Una persona compra una marca si concuerda con su visión del mundo, con su estilo de vida y le proporciona una experiencia personal.

En esto se basa branding: marcas con valores que proponen experiencias.

Paseo de Gracia (Barcelona)

 

Vía del Corso (Roma)

Las marcas pertenecen a sus públicos, debe tener un storytelling que la caracterice, actualizándose con el tiempo pero siempre basándose en la misma historia. Contar con una narración clara, proporciona a la marca una identidad y una personalidad propia con la que el público se sentirá identificado o no, nunca puedes pretender gustarle a todo el mundo. Se debe basar en un público específico, ya que si está al alcance de la masa, no proporciona autenticidad y el deseo se perderá.

Si para una marca de moda, lo importante es la ropa y los complementos que vende sin tener una personalidad fuerte y sin proporcionarle nada al cliente, al final únicamente será una empresa que vende ropa que pasará de moda.

Paseo de Gracia (Barcelona)

Los relatos de marca han de ser simples, las marcas poderosas cuentan una sola historia, es el caso de Ralph Lauren, una marca a la que todos relacionamos con un cierto poder adquisitivo. Fue el primer diseñador en pensar que la moda debía vender algo más que ropa, tenía que vender una historia, un concepto. Su storytelling es simple: Dirigido a un público mayoritariamente masculino, pertenecientes a la aristocracia europea y recién salidos de grandes universidades.

Empezó siendo una empresa pequeña pero con grandes aspiraciones hasta que se ha convertido en una marca de lujo que perdurará con el tiempo, todo ello, siendo coherente con su público y con sus mensajes hasta hoy.

Una de las últimas aperturas que realizó la firma de Ralph Lauren en París, ha sido en el 173 del Boulevard Sant Germaine. La tercera boutique de la marca en la capital francesa y la más grande de Europa.

“Quería crear un ambiente único que capturase el glamour, cultura y espíritu artístico del Paris del cual yo me enamoré. Finalmente, con esta nueva tienda en la zona más romántica de Paris, siento que soy capaz de contar toda mi historia en Paris”. Ralph Lauren.

173 del Boulevard Sant Germaine (París)
173 del Boulevard Sant Germaine

Porque hablar de una marca es hablar de experiencias, de una razón para compartir.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *